18/4/09

HUGO PRATT. EL ESOTERISMO EN CORTO MALTÉS - 1

1.-El esoterismo en la época actual.

Definitivamente vivimos una época en que lo esotérico esta de moda. No solo en lo literario (El código da Vinci, La cena secreta, El ocho, El club Dumas...etc) también en el cine y por supuesto en la televisión (en algunos programas con explicación incluida). El concepto en occidente es antiguo y fue transitando de mano en mano a lo largo de los siglos: Del antiguo Egipto a Platón…, a los gnósticos…, los cabalistas..., los templarios...,  los sufíes...,  los alquimistas..., los rosacruces..., los masones..., los sionistas..., los nazis y así sucesivamente.

En el cómic, que es lo que nos ocupa, hay que empezar por decir, que para algunos  autores el concepto en si mismo les resulta asqueroso (Greg) y sin embargo, otros se mueven por él como pececillos en un arroyo (Hugo Pratt). A algunos como a Hergé, simplemente le apasionaba. Ya que ha aparecido su nombre, hablemos de Pratt.

2.-El esoterismo y la personalidad de Hugo Pratt.

Hay muy pocos autores de cómic que hayan sido un personaje en si mismos. Sin lugar a dudas Hugo Pratt, en este terreno, se lleva la palma. De amplia cultura, era eso que se llama un hombre de mundo. Simpático y seductor, atraía irresistiblemente a la gente en las reuniones sociales y todo el mundo salía encantado de haberle conocido, en especial las mujeres más guapas. Políglota de amplio espectro, era capaz de hablar muy correctamente varios idiomas (francés, ingles, español…) además del suyo y de un dialecto de la zona del Véneto. Tocaba la guitarra y cantaba con mucho gusto (sobre todo tangos) y también era muy gracioso e irónico cuando quería ¡Todo un personaje! Además de lo dicho, hay que reconocer que Pratt no era un cobarde. Era un jugador vital que apostaba en ocasiones todo lo que había encima de la mesa y no le rendía pleitesía a nadie. Su gran defecto consistía en pensar que todos los demás debían de ser iguales a él.

Viajero incansable, dio la vuelta al mundo en numerosas ocasiones. Se conocía la Biblioteca Británica de Londres como la palma de la mano y presumía de tener una biblioteca propia de más de 30.000 volúmenes, que iba arrastrando de casa en casa y de país en país. Octavio Paz le había recomendado que siempre alquilase, que no comprase nunca ninguna casa, para no ser atrapado por ella. Pratt hizo caso de su consejo durante bastantes años. Con todo lo dicho, la gente se preguntará: ¿Cuándo tenía tiempo para dibujar? Es fácil, si tenia urgencia en avanzar una entrega, se pasaba unos meses de trabajo intensivo en su casa y cuando no, lo hacia en los hoteles o lugares de residencia, de camino o de regreso de alguna parte. Sus viajes en avión o en barco, le servían para ir pensando los nuevos relatos e ir apuntalando ideas, luego complementaba documentación y atacaba la obra. Su estilo, lo había diseñado para eso, y era capaz de dibujarse cuatro o cinco tiras de Corto Maltés en una noche sin despeinarse.

Hecho este pequeño preámbulo diremos que la personalidad de Pratt se fue haciendo cada vez más hermética (aunque los que le rodeaban no siempre se dieran cuenta de ello). A Pratt, con el paso del tiempo, le empezó a aburrir el trato con la gente (eso le suele ocurrir a todo aquel que tiene facilidad para algo) y dirigió sus intereses hacia sus amigos de siempre y lo que podríamos llamar ‘temas esotéricos’. Los ideales juveniles, a medio camino entre el individualismo feroz, el  anarquismo y el comunismo, dejaron paso a interrogantes sobre la condición humana y su trascendencia. No sabemos que conclusiones sacó al respecto, pues creemos que no se lo contó a nadie, pero lo que sí sabemos es que una vez diagnosticado su cáncer de intestino, en lugar de dejarlo todo y dedicarse a tocar la guitarra, trabajó de forma incansable para concluir sus obras pendientes hasta que la muerte le cogió el paso y finalizó su labor.

Ugo Eugenio Prat (la h y la segunda t se las puso él) era hijo de Rolando Prat y de Ines Eveline Genaro. Llegó al mundo un 15 de Junio de 1927 en el Lido de Ravenna, cerca de Rímini, donde sus padres pasaban las vacaciones. Su padre era un hombre de orden, partisano de Mussolini, pero con una extraña afición, se sentía tremendamente atraído por las sociedades secretas (algunos fascistas tenían una vertiente épica que no les podía satisfacer ni los desfiles, ni la ópera). Su madre era una apasionada del esoterismo, la kábala y la cartomancia (en especial el tarot). Su infancia transcurrió en Venecia en una casa llena de habitaciones y de gente, hasta que su padre fue destacado a Etiopia, por una pelea con un alto mandatario de la época en 1937 (entonces colonia italiana). Allí le acompañarían él y su madre. Pero las cosas fueron mal para Italia en la guerra. Su padre moriría por enfermedad en 1942 y Hugo encontraría su tumba en 1969.  Hugo y su madre tuvieron que ser repatriados por la Cruz Roja en 1943. Sobre las dos vertientes de la familia de Hugo Pratt, diremos simplificando, que la de su padre tenía orígenes franco-británicos y la de su madre era de origen judío español (toledano), replantado en Europa. A pesar del tiempo pasado, su abuela le dejaría en herencia la llave de su casa de Toledo, una baraja árabe de ‘propiedades posiblemente mágicas’ y el irónico fatalismo del que hizo uso a lo largo de toda su vida.

Con estos antecedentes, resulta evidente que su esoterismo contaba con orígenes heterogéneos. La parte judeo-cabalística le venía de su familia y su entorno (en su infancia visitaba muchas veces el gueto judío por las tardes), pero otros elementos se los tendría que buscar por si mismo. Sin embargo Pratt, que se definió en numerosas ocasiones como agnóstico, pareció inicialmente más interesado en los elementos de aventura de sus lecturas juveniles que en cualquier otra cosa. A ello más tarde uniría su pasión por algunos temas históricos muy interesantes y muy olvidados (entreguerras, las guerras franco-inglesas de América del Norte, etc…). Hagamos una pequeña valoración de los mismos a través de las historias y temáticas de su ‘alter ego’ y compañero inseparable de fatigas, Corto Maltés.

Una aclaración antes de empezar. El espacio de un artículo en un Blog es limitado (aunque tengamos tendencia a sobrepasarlo con frecuencia) y el tratamiento de temas tan amplios no puede ser nunca realizado en profundidad. Así, que no tenemos más remedio que hacer una doble presunción: por una parte presupondremos que nuestro lector conoce la obra de Pratt y por otra, que tiene un conocimiento siquiera aproximado de los temas esotéricos. Pedimos disculpas por anticipado, si no fuera de esta manera.

3.-El esoterismo de Corto Maltés.

Analizando globalmente la obra de Pratt en Corto Maltes, puede apreciarse que Pratt amalgamaba en su composición  materiales de muy distinta procedencia. Lo documental se entrecruza con lo imaginativo y lo fantástico, a veces con referencias históricas concretas y en otras ocasiones con elementos poéticos o esotéricos que acompañan la narración. Veamos un somero apunte sobre la combinación de todo ello en el desarrollo histórico del personaje.

En su primer relato, ‘La batalla del mar salado’ (1967),  no parecía que nuestro marino (inicialmente un personaje más, en una obra coral) nos fuera a aportar algo más que aventura, aventura, y un poco más de aventura. El objetivo central del relato era bastante simple, y se centraba en la forma de hacerse rico. El único personaje un poco esotérico era ‘El Monje’, pero su misterio era un poco forzado y no llegaba a ser del todo convincente.

Cuando Pratt decidió resucitar a Corto tres años después para dedicarle toda una saga, los contenidos de  Corto parecían haberse sofisticando. El Corto Maltés que se nos presenta no es tan plano desde el punto de vista psicológico como el inicial, al tiempo que su creador introduce en la segunda tanda toda una gama de novedades temáticas.

En los 21 primeros relatos de Corto Maltés (1970-1973), para Pif (revista juvenil que estaba patrocinada por el Partido Comunista Francés) se establecen las reglas del juego. Estos relatos iniciales serán recopilados en cuatro tomos: ‘Bajo el signo de Capricornio’, ‘Siempre un poco más lejos’, ‘Las Célticas’ y  ‘Las Etiópicas’. El esoterismo que en estos libros se exhibe tiene polivalencias entre connotaciones poéticas, elementos librescos y esoterismos a pie de calle, unidos todos ellos por el pegamento de las experiencias vitales del propio Pratt, acumuladas en sus viajes por el mundo.

Con la aparición de Bocadorada (la bruja de la macumba) en el primer episodio después de ‘La balada del mar salado’, aparece un esoterismo más denso, húmedo  y primario (que el propio Pratt conoció en su estancia en Brasil). Se introducen en la estructura del relato a través de Tristán Bantam, los sueños, el tarot o los presentimientos como moneda de cambio frecuente. El personaje le viene al pelo para ‘enganchar’ al público  juvenil de ‘Pif’. Pero el destino no le permitió nunca a Corto permanecer por mucho tiempo unido a nadie y pronto el joven amigo de nuestro héroe quedará atrás.  

Pero antes, el autor nos quiere contar algunas cosillas, así que no tiene más remedio que presentarnos al Profesor Steiner, un personaje redimido del alcoholismo por nuestro infatigable marino, que aportará con sus amplios conocimientos un aval científico sobre las cuestiones a tratar (en este caso, el continente perdido de Mu, tema con el que curiosamente se cerraría el círculo, al final de la serie).

Pratt conocía y creía bastante en las magias africana y sudamericana, porque había tenido ocasión de conocerlas. De ella, sacaría en muchas ocasiones los elementos mediúmnicos y chamánicos que pululan por su obra, e iría, en un proceso sucesivo, añadiéndole otros tipos de tradiciones mágicas y esotéricas. La principal, la anglosajona de origen céltico-artúrico.

La tradición céltica estaba impresa en sus genes, y a ella le rindió pleitesía en ‘Las Célticas’. Las historias de Corto Maltés sobre Irlanda tienen un componente melancólico del que carecerán otras de sus aventuras. La ocupación inglesa destruiría concienzudamente los grandes monumentos que habían pertenecido a los antiguos reyes de la isla, pero concentraría en el corazón y la música de los irlandeses toda la esencia de su cultura  y su visión mágica de la existencia. Pratt lo sabía y le sacó partido.

En ‘Las Célticas’, descubrimos que las luchas entre naciones están avaladas por sus espíritus protectores, y que estos actúan exactamente igual que los dioses de  ‘La Iliada’, a favor de unos y en contra de otros. La conversación inicial entre Merlín, Oberón y Viviana nos dejan alucinados y sin aliento, a la vez que nos introduce en un mundo de esoterismo poético, o de lo que podríamos llamar esoterismo shakespeariano con profundos tintes líricos (La tempestad, Sueño de una noche de verano, etc…). Más tarde, en su aventura veneciana, Pratt decidió complementar y revisitar este tipo de elementos dándoles una nueva tonalidad.

Su  infancia en Etiopía fue ampliamente ilustrativa para Pratt y allí, lo real y lo fantástico no eran (ni son) mundos separados. Frecuentó la comunidad greco-hebreo-egipcio-armenia y tuvo noticias a través de la antigua literatura copta de que en la vida de aquellos que quieren saber hay siempre siete puertas secretas. El tema etíope sería tratado de forma impecable en sus relatos sobre Shamael y Kuss. Aquí, el basamento esotérico se focaliza en antiguas tradiciones africanas sobre el bien y el mal (que curiosamente tienen un origen judío).  Por otra parte, en sus relatos sobre el África negra introducirá elementos fantásticos (los hombres-leopardo), más próximos a lo mágico que a lo esotérico. Pratt no insistiría mucho en la cuestión.

Una vez desarrolladas las reglas del juego, su inventor decide moverlas o cambiarlas a su gusto y la verdad es que no lo hace nada mal. La primera página de ‘Corto Maltés en Siberia’ (1974) es impagable. La verdad es que no sabíamos que el 34 de diciembre se celebra la festividad de San Felix. Pratt se encuentra en su más alta cota como creador y grafista. Todo lo que toca en ese momento lo transforma en oro. Además, el encaje entre lo esotérico, los sueños, lo poético o lo histórico esta logrado a la perfección. Las triadas chinas (mezcla oriental perfecta entre la mafia y una sociedad secreta), las linternas rojas (sociedad secreta de carácter feminista) y todo tipo de confabulaciones en la ‘Rusia Blanca’, se mezclan en una hermosa historia, con un hermoso desarrollo y un hermoso final.

Pero será en ‘La fábula de Venecia’ (1977), donde todo un nuevo catalogo de esoterismos tomaran cuerpo. Venecia es una ciudad  misteriosa y volátil, casi etérea y un lugar muy adecuado para que florezca lo fantástico e incluso lo fantasmal. Pratt aliña el guiso del mundo de su infancia, recurriendo a personajes como el poeta Gabriele D’Annunzzio y añadiéndole un poco de oxigenación, con elementos costumbristas y castizos, de los que había tenido referencia en su ambiente familiar. A todo ello, le pone unas gotitas de marrasquino esotérico-poético. Aparecen así, desde una supuesta reencarnación de Hipatya  (poeta y matemática alejandrina), a las reuniones secretas de los masones venecianos y sus enfrentamientos con las milicias fascistas (por distintos motivos, ambos grupos le caían francamente mal a nuestro autor y se nota).

En esta aventura de Corto se mezclan antiguas leyendas hebreas sobre una esmeralda enorme (las clavículas  de Salomón) con historias medievales y penurias históricas. El tono se mueve entre lo fabulesco y lo poético. El ambiente teatral le gusta tanto en esta obra a Pratt, que se ve en la obligación a sacar nuevamente a escena  a todos sus personajes al final (tanto los vivos como los muertos) para saludar a sus complacidos lectores.

No tocaría lo esotérico en ‘La juventud de Corto Maltés’ (1984), ni en ‘Tango’ (1985), pero si en un álbum que sería completado en ese mismo año. En ‘La casa dorada de Samarcanda’ (1980-1985) aparecen dos nuevos elementos, muy queridos por los esoteristas: el doble y la sombra. Tengamos en cuenta que en la tradición mistérica, todo aquel que se encuentra con su propio doble, se encuentra muy próximo a la muerte. Su viaje incluye también una secta de adoradores del diablo (documentada históricamente) y elementos fantásticos y misteriosos. Pero no por ello Pratt deja de ser fiel a si mismo. Son elementos que a fin de cuentas, enriquecen el contenido general sin pretender ahogarlo.

Donde su afición hacia lo esotérico ya no se puede reprimir, es en el viaje que Corto realiza a Suiza (en ese momento ya vivía en Grandvoux, cerca de Lausana). En la casa de Hermann Hesse (escritor, por cierto, también bastante esotérico),  Corto (o tal vez Pratt) empieza a sentir extraños presentimientos sobre su muerte. En un magnifico alarde consigue escapar de la muerte con guadaña incluida y beber de la fuente de la eterna juventud.

Con la parca o sin ella, lo que si esta claro en ‘Las Helveticas’ (1987) es que la acumulación de elementos esotéricos empieza a asfixiar  el relato en si mismo. Las largas peroratas no parecen conducir hacia ninguna parte en el desarrollo de la historia e incluso Corto, en muchas ocasiones, resulta cargante en su escepticismo ‘avant la lettre’. Pratt por primera vez, centra su historia en la magnificación de los elementos esotéricos, sin efectuar el sutil balanceo de los mismos que había hecho hasta entonces. No sabemos qué, pero algo había pasado en la vida de Pratt.

 ‘Mu’ (1988) seguiría la senda iniciada por ‘Las Helveticas’ y puede ser considerado su trabajo más fallido a todos los niveles. La presentación de la obra es casi más larga que la obra misma). Pratt no solo introduce todo un batiburrillo de elementos heterogéneos, sino que al final, es incapaz de soldarlos en un relato coherente.  Nuestro autor caerá en la misma trampa, en la que ya años atrás había caído su compatriota Umberto Eco con ‘El péndulo de Foucault’. Lo esotérico y misterioso es un caballo que debe ser domado con mano de hierro en su enfoque narrativo, por todo autor que no quiera ver devorada su obra por su esencia expansiva. Así le ocurre a Pratt en ‘Mu’ y la parte consume al todo. Hasta entonces, a base de sutiles inclusiones en el guión, el esoterismo de Corto Maltés había sido digerible e incluso hasta en alguno de sus aspectos verosímil; pero cuando intenta explicarnos el continente perdido de la ‘A’ a la ‘Z’, su resultado final es un poco ‘naïf’ y farragoso.

En resumen, Pratt introduce en su interpretación de lo esotérico elementos de muy distinta factura, pero de todos ellos, los que peor encajan son los relativos a antiguas culturas desaparecidas del tipo Von Daniken (pero sin extraterrestres). Quizás sea un tema difícil de atacar por lo fragmentario de los elementos documentales o simplemente el puzle sea inencajable. En contrapartida, los esoterismos chamánicos, cabalísticos, negro-sudamericano, o los de origen céltico-artúrico-shakesperiano son manejados con mucha soltura y solvencia creativa. En cuanto al acercamiento de lo que podríamos llamar  ‘la tradición esotérica suiza’, no nos parece que Pratt acertase ni en el fondo, ni en el tono.

Para finalizar, cabe hacer un último apunte complementario sobre la forma de tratar lo esotérico de Pratt. Sus interpretaciones globales son siempre positivas, al igual que en el resto de su obra. Pratt nunca es oscuro o negativo en su apreciación del mundo:  incluso cuando pretende ser crudo, no termina de convencernos del todo. Lo más a lo que llega, es a una cierta tristeza melancólica, sobre todo cuando Corto abandona a alguna de las mujeres que ama (sentimiento, posiblemente compartido por su autor, que tuvo que dejar unas cuantas a lo largo de su vida). Lo que pueden atestiguar millones de ‘sus’ lectores, es que todos los personajes por él creados son humanos y se les coge fácilmente aprecio.

El esoterismo presente en Corto Maltés, (salvo en sus dos últimas obras) nunca fue posesivo, era simplemente presencial, pero no contaminaba a los protagonista, ni la narración. Hay un tono de optimismo consustancial al marino, que impregna toda su obra. El propio Corto en su infancia descubre que no tiene la línea de la fortuna en la palma de la mano y lo remedia por la vía rápida, haciendo uso del filo de una navaja. Con ello Pratt nos dice que todo hombre es el dueño de su destino. Más optimismo, ¡Imposible!

Pratt utilizaba en lo narrativo el tema esotérico de la misma forma que el histórico. Realizaba un bonito juego que consistía en dar una pincelada sobre algo y esperar que el lector supiera de que se estaba hablando o simplemente se tomara la molestia de buscar más información sobre  ello, pero en esta ocasión por su cuenta y riesgo. Mientras tanto y como si nada, él sigue desarrollando la historia que nos cuenta. Con el tiempo pondría introducciones aclaratorias no siempre de su puño y letra (que no creemos leyera demasiada gente), en las que lo más interesante eran las preciosas acuarelas que las ilustraban. Un lector de cómic de tipo medio, eso solo se lo permite a Pratt, al igual que los editores le trataban mejor (y en ocasiones peor) que a otros dibujantes, gracias a su “encanto” natural.

En el trato personal, Hugo Pratt daba la impresión de estar un poco cansado del mundo y de la gente y de guardar mucho más de lo que contaba. En sus relatos, no sabemos si la muerte no le hubiera alcanzado lo que nos hubiera podido contar, pero estamos seguros que con su desaparición quedó sellada la puerta que daba acceso a mundos únicos y maravillosos, mundos a los que solo Hugo Pratt tenía acceso.

Que Hugo Pratt sabía hacer magia, no nos cabe la menor duda, pero de lo que no siempre hemos estado tan seguros es de que su magia fuera de tipo esotérico.

Charles Caum

16 comentarios:

goloviarte dijo...

te invito a participar con tu blog en mi blog directorio
te conocerán un poco mas
aquiestatublog.blogspot.com
pasa por mi blog y deja el tullo en el libro de visitas,si consideras spam mi invitación te pido disculpas

Valentín VN dijo...

Una vez más me has dejado sorprendido por la calidad de tu entrada. Como apasionado de Corto Maltesse y lector de toda la obra, me ha parecido un acertadísimo acercamiento a uno de los aspectos que más suele atraer del personaje: ese halo de misterio.
Recuerdo haber hecho parte de las jornadas de un viaje a Venecia con el libro de Corto en Venecia (una guía de viajes que hicieron, compilando información del álbum de cómic) y no parabas de ver simbologías y misticismo por todas partes.

Demetrio dijo...

Fantástico!

porque habrá tenido ese giro tan esoterico al final de las aventuras de Corto?

saludos.

Jesús Duce dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jesús Duce dijo...

Preciosa y documentadísima entrada sobre el genial Pratt.
La visita a este blog es de una satisfacción inmensa.
Gracias por ello y enhorabuena por los magníficos trabajos.
Un cordial saludo.

refemdabd dijo...

Excelente trabalho do levantamento esotérico, sempre associado ao personagem mais famoso deste grande autor. Também li "O Desejo de ser inútil", e nele também encontrei alguns porquês de tamanho cisma. Sempre associando as suas histórias a um qualquer folclore local, seja celta ou abissínio, seja Brasileiro do Nordeste ou do Ceará, o mais fabuloso será, para mim, sem dúvidas, "A Fábula de Veneza" que nos transporta quase que ao nível de um "iniciado".
Parabéns. Um abraço.

Rotebor dijo...

Original, entretenido e interesante artículo. Ya estoy esperando para leer la segunda parte del tema.
Siempre he tenido la impresión de que Pratt presentaba lo esotérico por su pintoresquismo, material ideal para relatos de aventuras.
Es innegable que la variedad de mitos y leyendas determina la personalidad cultural de las agrupaciones humanas; y esta individualidad es la que hace más interesantes las referencias incluidas en las narraciones.

Antonio Navarro dijo...

Amigo Horacio: ¡vaya dos posts que te has marcado! (Este y el de Breccia, con sus videos y todo…). Muchas gracias por alimentar así tu blog.

HORACIO DIEZ horaciodv@gmail.com dijo...

-VALENTÍN VN
Veras que hemos colgado un video que de alguna manera refleja tu viaje a Venecia. Este es un tema que da mucho de sí, pero un blog no es el sitio adecuado para extenderse.

Un cordial saludo

-DEMETRIO
A lo largo de la vida uno va evolucionando.
Hugo Pratt en sus últimos veinte años evoluciono de la aventura a lo misterioso.

Otro cordial saludo.

-JESUS DUCE
Nos hubiera gustado documentarla "bastante" más. Pero un blog tiene sus, creemos, limitaciones.
Siempre gracias por tus amables comentarios.
Un cariñoso saludo.

-REFEMDABD
Muchas gracias por tus inteligentes comentarios.
Un saludinho.

-ROTEBOR
Querido amigo. Queremos hacer una segunda parte muy completa por lo que es posible que tardemos un poco (no demasiado), confiamos que te gustará tanto como esta primera.
Un cordial saludo.

-ANTONIO NAVARRO
Estimado Antonio estamos preparando entradas que creemos bastante curiosas, la escasez de tiempo a veces nos impide hacerlo al ritmo que nos gustaría. Esperamos con ganas tus próximas actualizaciones sobre tus nuevos proyectos.
Un abrazo

Jose dijo...

Registro y Certificación Para Esotéricos Profesionales/amateurs/practi-aficionados

Convocatoria Esotérica Internacional:

Astrólogos, Parapsicólogos, Numerólogos, Videntes, Chamanes, Tarotistas, Cartómagos, Espiritistas, Grafólogos, Magnetoterapistas, Radiestecistas y/o profesionales, practicantes, aficionados, aprendices de cualquier otra práctica esotérica, en actividad o retirados de cualquier rama del esoterismo, misticismo y ocultismo occidental que quieran adherir al registro secreto y/o intengrarse como miembro de la World Wide Parapsychological Secret Association - IIIº Millennium.



Objetivo I: REGISTRO y CERTIFICACIÓN con Seudónimo o Nombre y Apellido de la Actividad que desarrollan para constituir el banco de datos WWPA.

Objetivo II: Organización del 4º Congreso Mundial de Esoterismo a realizarse en Córdoba - ARGENTINA - en el año 2012 que será por primera vez público y abierto.

Si es de su INTERÉS ESOTÉRICO registrarse debe contactarse con WWPA. No hay exámenes. No existen requisitos formales ni científicos. La convocatoria tiene un año clave: 2012. Debemos estar secretamente identificados y asociados como lo están en nuestras filiales de Oriente: Japón, China, India etc y en lo países avanzados como Estados Unidos y Alemania.



Motivo: Las predicciones indican que los esotéricos y ocultistas debe estar preparados para la Nueva Inquisición de la Post Modernidad, la persecución y opresión de los Nuevos Tiempos.

Contacto Personal: E- MAIL wwpassociation@gmail.com .

Observación: Cada caso será atendido en particular y se efectuará el registro y posterior envío de certificación sin discriminación de "MIEMBRO INICIÁTICO" de nuestra hermandad esotérica y se otorgará un grado de reconocimiento en una primera etapa.

El Registro de Admisión se extenderá por etapas y rubros hasta el 30 de Octubre de 2009 a profesionales, practicantes, aficionados y afines del esoterismo en general de España, El Caribe, Latinoamérica, Brasil y alcanza a esotéricos de habla hispana de todo el Planeta.

La Membresía y Certificado: opcional.

Objetivo III: Organización Regional: Libre, Voluntaria y Gratuita.


Agregue esta invitación en su blog, sitio etc., y ayúdenos a encontrar y llegar a absolutamente todas las mujeres y hombres Esotéricos/0cultistas de Occidente sin discriminación de ninguna naturaleza.

33 dijo...

I love it ! Very creative
! That's actually really cool Thanks.

Raul Avila dijo...

Creo que en muchos y pocos momentos estuvimos frente a por lo menos una de las 7 puertas que menciona Pratt
Personalmente sospecho que la primera fue en Mendoza a los 7 años en el museo de ciencias naturales, y la otra aqui en Margarita ( Venezuela) en la peninsula de Macanao
Otro viaje del que nos tienes acostumbrados Horacio

CHT-CÓMIC-HISTORIETAS-TEBEOS dijo...

RAUL AVILA:
Muchas gracias por viajar con nosotros.
Un cordial saludo para Macanao.

Carandell dijo...

Genial tu artículo. Para mi gusto, los comics de Corto Maltés, son las mejores obras que he leido en mi vida. Y Corto es mi personaje de ficción favorito.

Anónimo dijo...

A los interesados en Fábula de Venecia, les aconsejo no dejen de leer el ensayo del escritor Ricardo Serna titulado "Masones en el cómic". Me parece magnífico, y viene avalado por la presencia del autor en simposios internaciones de historia. Este es el enlace:

http://www.ricardoserna.com/articulos/pdf/masones-en-el-comic.pdf

Un cordial saludo. Laura

A.J dijo...

Hugo Pratt era un judeomasón.