6/5/09

TOPPI Y EL BLANCO Y NEGRO (1)


Toppi puede ser considerado sin ningún tipo de exageración, como un genio del dibujo, el cómic y la ilustración. Sin embargo y a pesar de que la mayor parte de los profesionales (de ambos lados del Atlántico) le consideran un modelo a seguir, dicen los editores que el gran público no se siente especialmente atraído hacia él (nos gustaría saber en España donde está ‘el gran público’). ¿Qué le vamos a hacer? Estas cosas a veces pasan.

En cuanto al trabajo de Toppi, hay que decir en primer lugar que no es un dibujante, es más bien un ‘vidente’. Es un autor capaz de plantearnos dramas inimaginables en mundos absolutamente coherentes. En su debe, hay que manifestar que no es especialmente alegre. Sus historias, que transitan desde lo mágico a lo improbable, no suelen terminar bien.  

A nosotros nos parece un autor extraordinario y le pensamos dedicar algunas entradas con material que no es nada fácil de encontrar. Hoy nos centraremos en una portada y en una historia en blanco y negro que se corresponde con ella. Consecuentemente no tocamos de momento el tema del color en los cómics de Toppi (tema especialmente interesante) pero nos comprometemos a hacerlo más adelante.

Curiosamente parece que en la composición a doble página, de esta historieta de Toppi en la versión italiana de Sgt. Kirk nº 55 y por motivos de la paginación, hubo un error que fue subsanado en la edición española de la revista “1984”. Es ese el orden con el que os lo presentamos por parecernos más lógico.

13 comentarios:

Marcos Mateu dijo...

Con toda la gran admiracion, respeto y entusiamo que tengo para la obra de Sergio Toppi, lo que me pasa con el es que me parece mas un dibujante de 'documentales' que de historietas.
Sus personajes siempre me parecen distantes y con una personalidad algo de yeso, de hecho ni siquiera abren la boca o mueven los labios para hablar.
Dicho esto, y por su calidad de 'documetal', si tienen un aspecto de credibilidad que les vien por este uso que hace de la luz en todos susu dibjos.
De todas formas me sigo sacando el sombrero, y aprendiendo, ante todo lo que hace.

Manuel Barrero dijo...

Excelente!
cuántos han aprendido de este 'documentalista'!

HORACIO DIEZ horaciodv@gmail.com dijo...

MARCOS MATEU
La gran virtud de Toppi como historietista es también su gran defecto. Su enfoque es el de un ilustrador que trabaja para el cómic. Hay muchas formas de afrontar el medio y Toppi opta por la suya propia, para nosotros muy interesante. En próximas entradas tocaremos su labor como ilustrador en el cómic. Por otra parte abordaremos nuestra forma de entender el lenguaje del cómic como medio de comunicación.
Un abrazo.

MANUEL BARRERO
Muchos han aprendido y muchos seguirán y seguiremos aprendiendo, pues a pesar de tener casi ochenta años su arte no los refleja.
Un cordial saludo

Silver Knight dijo...

magnifico!

enrique dijo...

Espero impaciente esa entrada sobre el Toppi a color

Alberich el Negro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alberich el Negro dijo...

Extraordinario dibujante (en efecto, más ilustrador que historietista), dotado de una acusada personalidad y, por ende, poseedor de uno de los estilos más particulares, hermosos y rotundos de toda la historia del cómic. Aunque, quizá, por esta misma peculiaridad —resulta casi imposible estar renovando (y renovándose) continuamente—, termina siendo un poco repetitivo y cae en fórmulas estilísticas que acaban por resultar manidas (aunque siempre bellas).

Estoy de acuerdo con Marcos cuando destaca la "irrealidad", la distancia o el envaramiento expresivo que poseen los personajes de Toppi y que destilan sus ambientes e historias. Aunque a esa cualidad (¿defecto?) yo la llamaría, más bien, "onirismo", que es de lo que está llena toda la obra del milanés. De onirismo y de ambientes bastante intranquilizadores, por cierto, donde a uno no le gustaría permanecer ni tres segundos seguidos. En este sentido, me ocurre con los ambientes y paisajes de Toppi lo mismo que con aquellos otros que se recrean en la pintura romana: me producen auténtico pánico, pues los veo como lugares de pesadilla, antes que sitios amenos y apacibles donde ponerse a retozar con las ninfas (y ello por más flores y animales que aparezcan representados). Pero, en fin, serán manías de un enano nibelungo como yo.

Y vuelvo a lo que interesa: si tuviera que elegir —aunque ya sé que no es necesario (como también sé que las comparaciones son odiosas)—, me quedaría, sin dudarlo, con su compatriota, colega y, sin embargo, también amigo Dino Battaglia: onirismo a mansalva, también, pero más amable, menos salvaje y, sobre todo, sin ese barroquismo apabullante del octogenario dibujante milanés.

Por cierto, parece increíble que con 80 tacos uno siga teniendo esa vitalidad creadora...

Saludos cordiales.

juan ramón dijo...

Para mi es uno de esos ilustra-comic dificil de comparar por que no hay otro como él. Sus viñetas son únicas que me cautivan y las miro hora y horas sin importarme a veces las historias que cuenta, en síntesis me hipnotiza¡¡¡. Lo llamativo de sus fondos y las vestimenta de sus personajes, es que tiene un parecido con las pinturas de Gustave Klim.

HORACIO DIEZ horaciodv@gmail.com dijo...

SILVER KNIGHT (CABALLERO PLATEADO)
Muchas gracias. Puedes utilizar el traductor siempre que quieras o escribirnos en tu idioma.
Saludos.

ENRIQUE
Espera esa entrada pronto y algunos estudios más detallados sobre Toppi para después del verano.
Saludos.

ALBERICH EL NEGRO

Para nosotros los tres más grandes autores italianos son: Battagliai, Toppi y Pratt (según en que valores los pondríamos en este orden o en otro).
En cuanto a Dino Battaglia nuestra admiración por él es muy grande y más adelante podréis comprobarlo.
Un cordial saludo.

JUAN RAMON

Te recomendamos las ediciones de Mosquito. Es la única editorial que está reviviendo el material de Toppi en Europa.

Un cordial saludo.

Alberich el Negro dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el paralelismo que establece Juan Ramón entre Klimt y Toppi: paralelismo (¿o parentesco?) que no sólo queda limitado al ámbito de la mera ejecución técnica o de la conceptualización estilística y ornamental de cada dibujo o página del italiano, sino que incluso alcanza a captar el espíritu y el "onirismo" (insisto) que encontramos en la etapa más conocida del artista austríaco (coincidente, grosso modo, con la primera decena del siglo XX).

Por cierto, Horacio, ya he visto que os interesa Battaglia. Buenas entradas las dedicadas al papel de su mujer Laura en el coloreado de las historias del maestro...

JD dijo...

En cualquiera de los casos, Toppi es un dibujante absolutamente genial y sumamente original.
Sus dibujos me sugieren una atemporalidad desbordante: ¿son frescos de la Antigüedad o son miradas del futuro?

Tinta de Historieta dijo...

La verdade es que a nivel artistico toppi me atrevo a decir que esta a la altura de los grandes, como Breccia. Quizas el story telling no fuera lo suyo, pero en esa epoca no habia muchos buenos en esa area. Otro grande es Salinas, indiscutido, y que sin embargo es mas ilustrador que historietista.

muy buen blog!!! Me intresaria intercambiar links.

http://tintadehistorieta.blogspot.com

HORACIO DIEZ horaciodv@gmail.com dijo...

ALBERICH EL NEGRO
Efectivamente nuestra admiración hacía Battaglia viene de lejos, tenemos una amplia documentación sobre él y es muy posible que en un próximo trabajo esta admiración quede reflejada.
Saludos.

JD
Tu imagen además de metafórica es muy adecuada.
Saludos

TINTA DE HISTORIETA
Todos los autores que mencionas son magníficos y todos ellos requieren un tratamiento especifico.
No entendemos a que te refieres con intercambiar links, aclaranoslo por favor.

Saludos