21/5/09

LAS ADAPTACIONES LITERARIAS AL CÓMIC (2)


Empezamos con ‘Moby Dick’, pero la lista es muy amplia: ‘Robinson Crusoe’, ‘Frankenstein’, El retrato de Dorian Grey’, Drácula, ‘Tom Sayer’, ‘La máquina del tiempo’, ‘La vuelta al mundo en 80 días’, ‘El hombre invisible’, ‘El último mohicano’, ‘La isla del Dr. Moreau’, ‘Los tres mosqueteros’ ‘El Dr. Jekill y Mr. Hyde’ y una infinidad de títulos más. El cómic ha utilizado en numerosas ocasiones a la literatura decimonónica, no siempre con acierto, y normalmente poniendo el énfasis más en la aventura que en la reflexión. Hemos querido poner de momento punto final a esta serie de apuntes sobre las adaptaciones, con otro clásico entre los clásicos:


LA ISLA DEL TESORO
‘La isla del tesoro’, en esencia, representa la búsqueda de la riqueza a cualquier precio. Robert Louis Stevenson no solo escribiría esta novela de éxito, en su haber se cuentan otras dos obras muy conocidas, ‘La flecha negra’ y ‘El extraño caso del Dr. Jekill y Mr. Hyde’, también adaptadas al cómic en numerosas ocasiones.

Retrato de Stevenson pintado al óleo por Sargent.
Nos encontramos pues, ante un autor de enorme polivalencia, que era capaz de coger el rábano por la base y por las hojas. Sin embargo, y dentro de ese enorme cajón de sastre que se ha denominado ‘literatura juvenil’, esta obra se terminaría convirtiendo en un modelo y paradigma. Según nuestro parecer, la primera parte de la novela tiene mucho más pulso narrativo que la segunda, pero toda ella cuenta con una enorme cantidad de elementos y personajes, que la han hecho enormemente afín al mundo de la ilustración y por supuesto del cómic.

HUGO PRATT
En 1968 surgió ‘Gaceta Junior’, una magnífica revista de tipo infantil-juvenil. Mezclaba sabiamente material italiano y belga y constituyó un interesantísimo intento de dignificar el género. En sus primeros números, apareció una versión de ‘La isla del tesoro’ de un tal Hugo Pratt, un dibujante italiano del que por aquel entonces no se tenían demasiadas noticias por estos lares. Era un trabajo a bicolor muy interesante, que paso en España sin pena ni gloria.
Hugo Pratt era una persona muy especial. Creó su propio personaje (que no era precisamente Corto Maltés) y lo llevó a cuestas a lo largo de toda su vida. Le gustaba jugar fuerte (en ocasiones todo lo que había encima de la mesa) y además era capaz de venderle cubitos de hielo a los esquimales. Con estas características, a uno solo le pueden pasar dos cosas en la vida: el triunfo o el fracaso total, nunca la mediocridad.

¿Por qué decimos esto? Muy fácil, con motivo de esta obra, Pratt inició una cruzada por la recuperación de originales, a la que uniría enseguida otra por la no cesión de derechos a la empresa editora (Corriere dei Piccoli controlado por la Democracia Cristiana de la época). Estas iniciativas le costarían entrar en eso que normalmente se llama ‘lista negra’ por parte de los editores italianos. Le importó un ‘gil’ y acabaría publicando para los editores amigos (‘La batalla del mar salado’ la publicaría con Ivaldi en ‘Sgto. Kirk’) y más tarde se iría a Francia en donde, por cierto, se pagaba muy bien. Pero a Hugo le quedó un cierto regusto amargo y un profundo desafecto hacia la cobardía de sus colegas, al sentirse abandonado por la mayor parte de ellos (salvo Iris de Paoli y Antonio de Rosa) a la hora de plantar cara a los editores, en un tema laboral que además les afectaba a todos.
Pero volvamos a lo nuestro. Después de la versión de ‘Gaceta Junior’, encontraríamos una versión argentina muy deficiente, y años después, por fin conseguimos una de origen italiano en blanco y negro que no esta nada mal (la que os presentamos). Como aclaración, diremos que este trabajo es de 1965.
La ilustración de portada de Gaceta Junior no esta realizada por Hugo Pratt.

GRUPO PREMIÁ-3
(Carlos Giménez, Luis García y Adolfo Usero)

Cuando los suscriptores de ¡Bang! recibieron en su boletín mensual un adelanto de la adaptación que estaba realizando el grupo Premiá-3 con ‘La isla del tesoro’ se frotaron las manos. ¡Por fin una versión que merezca la pena de un clásico!

Cuando pudieron ver la obra completa se sintieron un poco defraudados. Un trabajo que se presagiaba como prometedor no había sido terminado con la atención y cuidado que hubiera sido menester. ¿Qué había pasado? No lo sabemos, los trabajos en grupo son complejos y a veces pasan estas cosas.
A pesar de todo ello y de que Jhon Silver aparezca con dos piernas en la plancha 45, algunas de sus paginas son muy buenas y aquí lo demostramos tanto en blanco y negro como en color.

CHIQUI DE LA FUENTE

De los tres hermanos que dibujaban, Victor de la Fuente es punto y aparte a nivel mundial. Ramón de la Fuente era un dibujante muy correcto y Chiqui de la Fuente (el apelativo viene porque era el menor de los hermanos) se especializó en la temática infantil-juvenil, alcanzando cierta notoriedad en los 70, sobre todo con su adaptación de ‘El barón de Manchaüsen’ (que por cierto se vendió muy bien en Alemania).
El lector español que haya tenido acceso a ‘Trinca’ lo recordará por dos obras interesantes que publicó allí: ‘Oliver’ sobre un reportero de guerra en la II Guerra Mundial y ‘Los almogavares’, sobre los bizarros guerreros que acompañaron a ‘Roger de Flor’ y ‘Roger de Lauria’ en sus excursiones mediterráneas.

Más tarde, Chiqui decidió pasar al cómic buena parte de lo que podríamos llamar los clásicos de la literatura juvenil: De ‘Tom Sayer’ a ‘La isla del tesoro’, ambos inclusive. Murió relativamente joven y los que hacemos este blog y tuvimos el gusto de conocerle, le rendimos un sentido homenaje con estas páginas.

FONTANARROSA

Los clásicos han sido tratados desde un millón de enfoques distintos, al igual que los superhéroes norteamericanos. Sin embargo, el utilizar una novela de aventuras para realizar una caricatura humorística no es un trabajo sencillo.
Esta sátira de la ‘Isla del tesoro’ se editó en España en ‘Totem’ y estaba unida a otras reinterpretaciones personales de los clásicos literarios (ya hicimos referencia de ello en la entrada de ‘Moby Dick’).
Nos gusta el trabajo de Fontanarrosa por la frescura de su contenido y porque da una interpretación de la novela completamente distinta a las que la ilustración o el cómic nos tienen acostumbrados. Además, su enfoque humorístico nos parece especialmente adecuado y por eso mismo le hemos repetido entrada.

DISNEY, EL CÓMIC Y “LA ISLA DEL TESORO”.
El peso del cómic en la compañía Dysney ha ido variando a lo largo de los tiempos, en un principio pensaron sus directivos que era un mercado apetecible, así que hubo todo tipo de versiones (tira diaria, dominical y comic-book) de Mickey y demás personajes con arraigo popular. Pasado el tiempo, la empresa focalizaría su negocio en los parques temáticos, el merchadissing y la venta de DVD’s, dejando al cómic como elemento subsidiario.

Pero viajemos a la época en que el comic interesaba a la empresa. Con la llegada de la televisión, se introdujeron cómics en el mercado que reinterpretaban sus películas para el medio. El ejemplo que ponemos sobre ‘La isla del tesoro’ pertenece a una colección de comic-books del año 1955 bajo bandera de la editorial DELL PUBLISHING y creemos fue dibujada por Jesse Marsh. En esa colección, que hoy se percibe como anaftalinada, colaboraron infinidad de dibujantes del medio, pero el concepto de Disney con el cómic ha sido siempre industrial y se nota hasta en sus producciones más cuidadas y recientes. ¡Una pena!, porque con los medios de que ha dispuesto y dispone la compañía, podía haber hecho cosas mejores, aunque a fin de cuentas a ellos les ha ido bien así.

En relación a la obra literaria que nos ocupa, la compañía ha hecho varias reinterpretaciones, desde algunas con características humorísticas, con el pato Donald y sus sobrinos como protagonistas a la última de tipo futurista que llamarían ‘El planeta del tesoro’ (que no tuvo gran aceptación en el mercado).
En todo caso los profesionales que trabajan en la compañía son de primer orden y en sus producciones siempre se encuentran cosas desde el punto de vista grafico que merecen la pena. Para que lo puedan ver les presentamos algunas imágenes promocionales de la película.

CLASSICS ILLUSTRATED

Hubo unos años en que la edición de cómics en EEUU no estaban controladas avasalladoramente por lo que podríamos llamar superhéroes. Había clásicos literarios, oeste, histórico, aventuras, terror, detectives, ciencia-ficción, humor y muchas cosas más. Luego las cosas cambiarían por motivos sociológicos complejos.
En los años 40/50 e incluso 60, el mercado no se había decantado tan radicalmente como lo haría unos años después. El cómic en esos años era una industria con todo tipo de temas y con profesionales de muy distinto nivel: muy buenos, buenos, medianejos y malos. A este periodo pertenece la edición que presentamos.
Este es un trabajo correctamente realizado, pero nada del otro mundo. Aunque no aparece en los créditos, creemos pertenece a Alex A. Blum y es, como poco, curioso de ver. Lo utilizamos para dar pie a nuestro siguiente apartado, que no pertenece a un dibujante sino a una editorial y española por más señas.

BRUGUERA
El concepto industrial del cómic (del que hemos hablado en el apartado anterior), que lógicamente se confronta con el artístico, interpreta que el dibujante no es más que un artesano del dibujo, en absoluto un artista. En consecuencia su trabajo es equiparable a poner una cañería o cavar una zanja. Se encarga, se revisa que el proceso haya sido realizado correctamente y adiós muy buenas. Entre este concepto y el que podríamos llamar ‘artístico’, media el dinero. Evidentemente el ‘trato’ que se le debe brindar a un ‘artista’ no es el mismo que el que se le puede dar a un ‘obrero’.

Ilustración realizada por Antonio Bernal Romero (gracias Rotebor).
En España, a los dibujantes y guionistas les hubiera gustado pasar al concepto ‘artístico’, pero razonablemente bien pagados o por lo menos pagados. Mucho nos tememos que tras la desaparición del concepto industrial que representó Bruguera, este no ha sido sustituido por nada, que no sea la emigración o la autoedición.
Hubo un gran número de profesionales en los años 50//60 que se dedicaron a realizar trabajos de encargo para Bruguera. Con el paso del tiempo, lo que entonces parecían meros trabajos ‘de puchero’, hoy han tomado otra tonalidad. Pero incluso sin tener en cuenta las condiciones en las que fueron realizados, este tipo de obra (dada la sequía actual) se ha revalorizado enormemente.
Con las dos versiones que vienen a continuación hemos querido rendir homenaje a unos dibujantes que estuvieron atrapados en unas situaciones muy restrictivas en lo creativo y en lo económico. Aunque para ser justos, hay que reconocer que entonces el trabajo del cómic en España estaba poco reconocido y mal pagado, pero en la actualidad es prácticamente inexistente.

Joyas Literarias Juveniles.-La isla del tesoro.
Dibujos: Alfonso Cerón Nuñez.
Portada: Antonio Bernal.
Alfonso Cerón nació en 1928 en Alhama de Murcia. Supo compaginar su trabajo en el Cuerpo Técnico del Banco de España (en Madrid y Barcelona), con el periodismo y el dibujo (realista y humorístico).
Alfonso Cerón hace una versión un poco ‘naïf’ de la historia, pero quizás en ese planteamiento esta su mayor encanto. El mundo se ha retorcido mucho en los últimos años y nadie, absolutamente nadie de los dibujantes de hoy en día, podrían tener una visión tan prístina del dibujo y del medio.
Siempre nos gusta ilustrar estos comentarios con una foto o retrato del autor, como homenaje hacia él y su obra. Por más que hemos buscado no hemos podido encontrar una imagen de Antonio Cerón, así que si alguien la tiene, que nos la envíe (o nos diga donde está) y la pondremos en su lugar correspondiente.

Colección Historias. Selección-Clásicos. Bruguera reeditado por Ediciones Zeta.
Dibujos: Manuel Cuyás.
Portada: Jose Triay Cuenca.
Manuel Cuyás tenía un trabajo confortable como coordinador publicitario, pero había cumplido 40 años y ninguna de sus ilusiones en torno del dibujo se habían cumplido. Echándole un par… (pues tenía familia a su cargo), lo dejo todo y se fue a dibujar animales al Zoo de Barcelona, trabajo por el que no llegaría a cobrar ni una ‘peseta’ (estamos a principios de los 60 y no había euros) . Inasequible al desaliento, ingreso en Bruguera y allí se ganó la vida una temporadita. Luego vinieron sus excelentes trabajos para Inglaterra...
Cuyás decía que no le gustaba la palabra profesional, que tenia algo que le repelía, algo como de haber llegado al final, con un cierto olor a flor de cementerio. Se consideraba ‘un aficionado… pero eso si, muy aficionado’.
Con estas pequeñas pinceladas esperamos haber abierto la curiosidad de nuestros visitantes para que investiguen la persona y la obra de Manuel Cuyás.

AJENOS AL COMIC.
Por una vez y sin que sirva de precedente, haremos una pequeña excursión por territorios ajenos al medio que tratamos, sin extendernos en demasía. Si bien este blog no se dedica a la ilustración, no nos hemos podido reprimir en mostrar lo que consideramos son interesantes adaptaciones de la obra en el medio.
ILUSTRACIÓN: VERSIONES VARIAS.
Entresacamos las que consideramos son las cinco mejores ediciones en lengua castellana, aunque hay muchísimas más, de todo tipo y condición.

EDITORIAL: VALDEMAR.-Colección Avatares (nº 39)
ILUSTRADOR: N.C. Wyeth
EDICIÓN: Mayo 2000.

EDITORIAL: EDELVIVES
ILUSTRADOR: François Roca
EDICIÓN: Noviembre 2000.

EDITORIAL: BLUME
ILUSTRADOR: Robert Ingpen
EDICIÓN: 2006.E

EDITORIAL: GRUPO ANAYA
ILUSTRADOR: Walt Pager (primera edición inglesa)
1ª EDICIÓN: 1981.

EDITORIAL: MOLINO
ILUSTRADOR: Badía-Camps
EDICIÓN: 1969.
Nuestro amigo Jesús Duce ha tenido a bien enviarnos una versión ilustrada de 'La isla del tesoro' que desconocíamos y que consideramos puede ser de interés para nuestros visitantes. ¡Gracias Jesús!
EDITORIAL: CÍRCULO DE LECTORES
ILUSTRADOR: Vicente Ballestar
EDICIÓN: 1975.

Para todos los interesados en las adaptaciones de "La isla del Tesoro", podéis visitar la entrada al respecto en el blog de nuestro amigo Rotebor aquí.

10 comentarios:

Rotebor dijo...

Magnífica entrada sobre esta obra de Stevenson, que de por sí es todo un tema.
El ilustrador de la portada del tomo de Joyas Literarias Juveniles fue Antonio Bernal Romero.
Gracias y un saludo.

HORACIO DIEZ horaciodv@gmail.com dijo...

Gracias Rotebor.
Se me pasó indicar quien era el ilustrador de la portada de "Joyas Juveniles", efectivamente es, como bien apuntas, Antonio Bernal Romero, un buen ilustrador que ilustró casi todas las portadas de la colección. Como ya sabrás entró en la plantilla de la editorial Bruguera y allí ilustro casi todas sus colecciones a color, siendo las más conocidas "Capitan Trueno Color", "Jabato Color", "El Corsario de Hierro" y "Joyas juveniles".
Gracias de nuevo y un abrazo.

Giuseppe dijo...

El año pasado vi en al Feria del Libro de mi ciudad una versión de La isla del Tesoro con unas ilustraciones tremendas, muy buenas, pero no recordaba la editorial (y menos al autor), gracias al post ya se que era de la editorial Blume y que el ilustrador es Robert Ingpen.

Gracias.

Dionisio Platel dijo...

Magnifica entrada. Existe una versión realizada por Ramón de la Fuente, con unas acuarelas muy dignas, es el tomo primero de la colección GRANDES OBRAS ILUSTRADAS de la editorial Afha en 1976, es historieta.

HORACIO DIEZ horaciodv@gmail.com dijo...

GIUSEPPE
Nos alegramos de haberte sido útiles.
Saludos

DIONISIO PLATEL
Gracias por tu información. La versión a la que te refieres la tuve y en uno de mis traslados me desapareció. He intentado conseguir imágenes para referirla en esta entrada, pero sólo encontré una imagen muy mala de calidad, por lo que no he podido incluirla. Afha publico cosas muy interesantes en aquella época, además de la isla del tesoro, también publicó "Robin Hood", "La flecha Negra" y "La vuelta al mundo en 80 días" con Ramón de la Fuente. Por cierto para la edición francesa de Robin Hood, su hermano Víctor hizo una bonita portada.
Un cordial saludo.

JD dijo...

Víctor realizó la portada de la edición francesa de Robin Hood y también de los otros que comentas, e incluso algunas más; todas ellas excelentes.

HORACIO DIEZ horaciodv@gmail.com dijo...

JD

Gracias por tu información, yo sólo conozco la que hizo para Robin Hood. Me gustaría mucho ver las otras, admiramos mucho a Víctor de la Fuente como dibujante de cómic y a pesar de que creo que tenemos casi toda su obra controlada, estas portadas a las que te refieres no sabíamos ni que existieran.

Un saludo

Ruben Garrido dijo...

Muy entretenida y currada esta entrada.
En concreto, Cerón es uno de esos dibujantes "serios" de Bruguera que me parecen requetebuenos y como comentáis, asfixiado por las imposiciones de Bruguera.
Saludos

Anónimo dijo...

Ruben Garrido:

Hubo muchos autores en aquella época que si hubieran contado con las condiciones de mercado adecuadas podrian haber llegado a realizar cosas muy valiosas. Aún así ediciones B le esta sacando buen partido a lo realizado en aquellos años por los autores que hicieron las adaptaciones de 'clásicos'.
En la actualidad a todo buen dibujante lo que le queda es comparse un billete para USA o Francia y tener suerte. Es una lastima que las condiciones del país no permitan aflorar el enorme talento que produce.
Pero dejemonos de melancolias y pasemos a lo importante en estas fechas. ¡Feliz Navidad! para tí y los tuyos en dias tan señalados.
Cordiales saludos de
Horacio Diez y Charles Caum

Joaquín Ágreda dijo...

Una recopilación extensa y muy interesante. Hecho en falta la versión de Marvel (por Thomas/Gully)cuya portada de Greg Hildebrant abre el post. Supongo que salió bastante después de que lo escribieses. Un artículo muy informativo.