17/7/13

¿Cuánto debería cobrar un dibujante de cómic por página?



Continuando con el razonamiento que expuse en la anterior entrada, ahora planteo ¿cuánto se debe cobrar por una página de cómic?


Para responder a esta pregunta primero debemos saber cuanto tiempo te lleva la realización de dicha página, a modo de referencia deberías de cobrar a partir de 250 euros por jornada de 8 horas. Luego una página a color para una cómic convencional que te puede llevar 3 días por página (1° día para planteamiento y lápiz, 2ª día lápiz y tinta, 3ª día color, todo esto aproximadamente, fácilmente te puedes ir a los cuatro días), se debería cobrar a partir de 700/750 euros, razonable hasta los 900 euros, para la primera edición que es cuando se realiza el trabajo fuerte. Pero seamos justos ¿cuánto tiene que tirar y VENDER de esta primera edición el editor para poder asumir este precio (lo que cobre el dibujante/autor del cómic debe ser entre 8% y el 10% del precio de venta)? ésta es la gran cuestión y me temo que en un mercado como el nuestro es prácticamente imposible. Luego ¿deberíamos trabajar sólo para mercados extranjeros?… Bueno es posible que tampoco dichos mercados estén en disposición de afrontar de entrada estos costes, siempre hay excepciones, autores y colecciones que superan estos costes con creces, "pero no todos los futbolistas son Ronaldo o Messi".


¿Deberíamos concertar un contrato en el que se recojan los intereses de ambas partes (autor/autores y editor) sobre los derechos e reproducción de la obra en concreto? yo creo que sí, puesto que el editor arriesga su dinero con la confianza de que en un plazo razonable de tiempo venda los cómics necesarios para cubrir los gastos y tener su legítimo beneficio.


¿Y no sería justo que ha posteriori si esta obra sigue dando beneficios, en la misma editorial o en otras, se tuvieran que repartir entre las dos partes iniciales, autor/es y editor?
Yo creo que sí.



9 comentarios:

JESÚS DUCE dijo...

Estupenda reflexión, Horacio.
Totalmente de acuerdo con ella.

Echaba de menos tus estupendos comentarios sobre el mundo del cómic, que tanto me han enseñado.

Un abrazo, compañero.

HORACIO DIEZ dijo...

Gracias Jesús.
Yo aprendo mucho de tus estupendas entradas en tu estupendo blog "PECIOS EN UNA PLAYA CUALQUIERA".

Un abrazo

Diego Cordoba dijo...

Esta es una utopía que no existe en ningún lado del mundo. En Francia pagan a los autores un porcentaje sobre los libros vendidos. Si es un autor conocido, se le adelanta una parte del porcentaje, pues se sabe que vende X cantidades de libros. A un autor novel, no se le paga por su trabajo, que un año después de las ventas de su libro. O sea que si el dibujante se tomó un año para dibujar su proyecto, tendra que esperarse otro antes de que le paguen, o sea dos años sin que le den un duro por su trabajo. Y eso que corre el riesgo de que su libro no se venda bien y el editor ni le paga...

En la época en que existían las revistas de tebeos (Metal Hurlant, Pilote, Tintin, etc), se pagaba entre 200 a 400 francos franceses por página (unos 100 a 200 euros actuales). En España en los años ochenta se pagaban 5000 pesetas por página (al autor novato, se entiende). Si después se editaba un libro, se le daba el 10% sobre las ventas del libro al autor.

A Uderzo y Goscinny, su editor respectivo, en este caso Dargaud, les pagaba solo sobre un millón de ejemplares vendidos, hasta que empezaron a recibir cheques de Alemania por tres millones de ejemplares vendidos allá, lo que les hizo dudar la honestidad del editor francés, con el cual rompieron el contrato y se metieron a su cuenta. Y asi hicieron muchos autores que vendian más del millón de ejemplares. O sea que hasta en el extranjero se cuecen habas.

Y para los que crean que estoy hablando de historia antigua, el dibujante suizo Zep, quién llego a vender hasta seis millones de ejemplares de sus tebeos, hoy en dia no vende sino 600,000. O sea que ni un milloncito vende el pobre hoy en dia.

En los USA es aun peor, pues es el editor, o mejor dicho la casa editora quien guarda los derechos sobre los personajes. La mayoria de los dibujantes tienen que trabajar hasta que se mueran, pues no tienen ningun seguro y mucho menos una jubilación. Después de mucho pleito sobre la paternidad de Superman, DC finalmente asintió pagarles a Siegel y Shuster una jubilación en una casa de reposo para viejos. Y estos tuvieron suerte, pues la mayorian mueren solos y abandonados, y hasta olvidados por la sociedad.

O sea, mejor trabajar como cualquier otra cosa y no como dibujante de tebeos.

HORACIO DIEZ dijo...

Seguramente la mejor época para los dibujantes de cómics españoles fueron lo 70 y los 80, a través de las agencias de representación, a pesar de lo que se quejaban (seguramente con razón) de ellas.
Los tiempos han cambiado y hay que buscar nuevas formulas, analizar porqué se perdió nuestro mercado, pero los profesionales y los asprirantes a ello no pueden hacerse la victima y colaborar en el sistema actual que sólo les lleva a trabajar, mucho, practicamente gratís y mal tratados.
Se tendrá que buscar soluciones entre todos los protagonistas de nuestro mercado, mercado global y si hay que hacer una selección pues que se haga; lo qué está claro es que un editor no edita para entretenerse y tendrá que dar un producto que interese a los aficionados, buscando la forma de verder más y pagar mejor para que sus productos mejoren y etc…
No todos pueden dibujar y escribir cómics, ni todos pueden editar a costa de los autores y sus familias.

Diego Cordoba dijo...

El problema, Horacio, es que hoy en dia no se venden los cómics (ni los libros tampoco). Por eso dí el ejemplo de Zep, que pasó de vender 6 millones de libros hasta hace unos años, a 600'000 hoy en dia. Si él, el dibujante que más se vende en este momento, pasó a vender menos de la mitad de lo que vendia antes, imagínate como será para los otros.

Con los pocos libros que se venden, un editor no podría pagar los sueldos que tú sugieres sin perder más dinero aún del que pierde con la venta de los libros. Por eso ahora es peor que nunca. Y la única manera de equilibrar esto, es pagando sólo los derechos de autor (es decir, 10% sobre cada libro vendido, si es que se venden; a menos de 1000 ejemplares vendidos el editor no paga nada, por eso a veces es mejor auto-editarse si es para un pequeño tiraje).

Y ¿porqué di el ejemplo de Goscinny y Uderzo (y Asterix)? Pues gracias a ellos Darguad se podía permitir el lujo de publicar otras obras de autores que no vendieran tanto. Lo mismo sucedió con Glénat y Zep, quien permitió que Glénat saliera a flote y se impusiera como uno de los grandes editores (siempre vino después de Dargaud, Lombard y Casterman). Pero si hoy la gallina de los huevos de oro no se vende más... pues, ¿que solución le verías tú al problema? Y no es que me quiera poner del lado de los editores, pero la culpa la tienen los lectores también, que empezaron a interesarse más en los manga y tebeos de superhéroes (que a principios de los 80 estaban en declive), o inclusive los video juegos, que en el producto nacional.

Hoy en dia ningún editor (extranjero sobre todo) acepta tu trabajo de dibujante si no hay posibilidad de convertir tu personaje bien sea en una peli, serie de tv, o crear estuatillas y juguetes con ellos. O sea, que más les interesa los productos derivados, que la historia (o el dibujante) mismo/a.

Y con la crisis actual, la gente piensa más en comer o vestirse, que en gastarse lo poco que tienen en tebeos (que están muy caros por cierto), y que los pueden "ver y leer gratis" pirateados por internet.

No, yo a esto no le veo solución inmediata.

HORACIO DIEZ dijo...

Diego te doy la razón menos en que los editores pierden editando, los editores arriesgan para tener beneficios y a veces sale mal, también sacan productos con escasas posibilidades solo por tener cuota de mercado y no les importa verder pocos pues,su producción es muy barata (un album puede estar alrededor de 3 euros segun tirada) y si a los autores les pagan "nada" pues buenas son las ventas.
Insisto en que no podemos conformarnos con ello, que los autores tienen que exigir un mínimo o dedicarse a otra cosa, asaí los editores tendrán que buscar las formulas para seguir adelante, la coedición, la representación o lo que se les ocurra y como es lógico asumir un riesgo (todo negocio, nueva iniciativa tiene un riesgo). Si regalamos el trabajo, esto no sería trabajo, las cosas no cambiarán. Está claro que el mercado necesita un filtro y reinventarse de nuevo.

Mateo Giménez dijo...

Estupendo post.

Sr. Fal dijo...

yo creo que ser dibujante de cómics seria genial,pero tampoco se puede vivir de eso,acá en argentina se venden de 50 pesos para arriba y es realmente caro,tengo 16 años y recién aprendo pero también me gustaría ser profesor para no derrochar el talento que siempre me han dicho que tengo,los comentarios son muy bueno y me enseñaron mucho,gracias!!!

mario dijo...

Pasame tun correo necesito un dibujante