23/7/11

FRANK ROBBINS en los Comic Book.


Frank Robbins (1917 - 1994)

Como todos sabemos Frank Robbins es el autor, guión y dibujo, de la famosa tira de prensa america "Jhonny Hazard" (en España se publicó también con los nombres de "Juan el Intrepido", Editorial Bruguera, S.A. en 1947, y "Juan Furia", Ediciones de Haro en 1951); pero también dibujó y guionizó, de forma paralela, muchos Comic Book. De entre estos son de destacar su trabajo para "Batman", "House of Mystery", "House of Secrets" y "The Shadow", en que el pasado a tinta es de él mismo; También realizó a veces sólo como guionista, o sólo como dibujante a lápiz, para las series: "Capitán América", "Daredevil", "Detective Comics", "Flash", "Ghost Rider", Human Fly", "Power Man" y "Man From Atlantis".


Frank Robbins siempre ha sido, y es, uno de mis dibujantes preferidos, aunque reconozco que en mi niñez su lectura se me hacia algo pesada. Siempre me he preguntado si tuvo ayudantes, como era habitual en los dibujantes de tiras de prensa americanas, para poder desarrollar tanto trabajo, dibujar una tira diaria, la página dominical, los cómics (todo esto siendo el casi siempre el guionista), hacer guiones para otros dibujantes y pintar.
La respuesta a esta pregunta la encontré en la entrevista que le hacen a Patrice Serres en la edición de Glenat, de 1988, de las aventuras de "Jhonny Hazard". En ella dice que consiguió entrar como ayudante de Frank Robbins en 1965, comenta que era un hombre pequeño, totalmente miope, al que le avergonzaba decir que hacia cómics, pero que era afable y que le entusiasmaba todo lo técnico, en su estudio tenía un excelente equipo de Hifi, bueno más de uno… 



Como ayudante recuadraba las viñetas y los globos, el rotulado lo hacía un rotulista, con el tiempo pudo pasar a tinta algunos fondos y terminar con más detalle los rápidos lápices de Robbins, las figuras siempre las dibujo y entinto él mismo.
lo primero que le dijo es que tenia que aprender a utilizar el pincel para la tinta, que en un principio utilizó la pluma pero que enseguida se pasó al pincel. Dibujaba el lápiz de forma muy somera y era con la tinta cuando resolvía completamente el dibujo, lo que le permitía avanzar muy rápido en su trabajo. Empleaba dos días para las tiras diarias y un día para la página dominical, así podía tener tiempo para otras actividades, para sus aficiones… 


Dibujo original, sin publicar, de una serie de ilustraciones para relato.

Kurtzman le dijo: "Desde que Alex Raymond murió, no hay más que un genio en la profesión y es Frank Robbins"

Robbins apenas utilizaba documentación y era capaz de resolver cualquier situación. Se consideraba un artesano del dibujo y la ilustración, era un placer verle resolver los problemas con lo que a él más le gustaba "la técnica": los lápices, el papel, los problemas que da el dibujo, la perspectiva, la composición y la tinta. 



Entre las historietas que se publicaron en España me llamó mucho la atención esta que os pongo a continuación, publicada en 1977, en Vampus número 57 y que fue publicada originalmente en el número 21, en 1974, de Weird War Tales.
Podréis comprobar como se recortan algunas de las viñetas, practica habitual en aquellos tiempos.

















4 comentarios:

Fernando Sosa dijo...

Maestro de los maestros Frank Robbins,yo lo admiro desde que lo descubri de peque en un fasciculo de la Historia de los comics.

Anónimo dijo...

De Frank Robbins conocia sus tiras de Jhonny Hazard, muy buenas, pero apenas conozco su trabajo en los cómic book y no conocia su publicación en España. Realmente esta historieta es muy buena y Robbins se muestra muy suelto en el dibujo, más que en las tiras.
¿Sabés si el pasado a tinta es de él?
Por cierto que pena que se mutilen los dibujos en algunas viñetas.

Saludos,
Antony

Alberich el Negro dijo...

¡Qué lástima! Vaya escabechina...

Desde luego la han tomado con el fantasmal (y cadavérico) caballero bajomedieval, logrando destruir por completo el efecto original
de la historia. Además: ¡vaya baile de textos!

Una labor editorial digna de encomio, ¿eh?

Por cierto: pobre Leonardo, lo mismo vale para un roto, que para un descosido. Incluso hasta el plasta de Jerónimo Puchero echó mano de él para solucionar uno de sus estrambóticas problemas...

Emilio Aurelio dijo...

Me ha gustado el detalle del tiempo que dedicaba a cada cosa: 2 dias a las 6 tiras, 1 a la dominical, 2 a sus cosas y el resto el finde. Hay que aprender de los maestros en todo, incluido los tiempos libres, que no hay que obsesionatrse con nada y menos con el trabajo.