21/3/10

JOHN CULLEN MURPHY: LA SUERTE EN LA VIDA




La voluntad mueve montañas. John nació en una familia muy humilde y es seguro que cuando en su infancia vendía periódicos durante toda la jornada por las calles y solo se preocupaba por los resultados de la liga norteamericana de beisbol, ni sospechara que llegaría a lo más alto en su carrera como ilustrador y dibujante de cómics.
Como ya dijimos en una entrada anterior John había nacido en Chicago en el año 1919, justo el mismo año en que llegó allí un tal Harold Foster montado en bicicleta y en busca de nuevos horizontes profesionales.
El medio en que se desarrolló su infancia y primera juventud no se tenía muy buena opinión en relación a los dibujantes, y menos a los de comics. Lejos de que ello le acomplejara, nuestro autor desarrolló un esfuerzo indomable para encontrar en el mundo gráfico un sitio bajo el sol.
John Cullen Murphy parecía tener una extraña capacidad para verse protegido y arropado por personajes legendarios en el mundo de la ilustración y el cómic. Norman Rockwell, uno de los dos padres de la ilustración norteamericana (junto con Howard Pyle), casi lo ‘adoptaría’ y después vendrían otros.
El que una luminaria como Rockwell le prestara atención produjo un inusitado efecto en el adolescente Murphy, surgiría una profunda admiración por el mundo del dibujo y la ilustración y un deseo incuestionable de llegar a formar parte de él; así que una vez concluida la venta diaria de periódicos nuestro joven aspirante a artista dibujaba, dibujaba y dibujaba en una pequeña y claustrofóbica habitación, hasta que su padre harto de verle con el lápiz en la mano le apagaba la luz y le obligaba a dormir.
La suerte del joven John no parecía tener límites y después de Rotwell, establecería fuertes lazos afectivos con dos de los más grandes autores que ha dado el cómic en USA.
En 1941 tuvo una entrevista con Alex Raymond (eran vecinos en New Rochelle) que le cambiaría la vida. Este le animó a continuar en el esfuerzo y a perseverar en el duro trabajo que requiere la preparación para el dibujo realista.
Pero dejemos que sea el propio Murphy quien nos lo cuente: ‘La conversación que mantuvimos en esa oportunidad forma parte de los recuerdos de mi vida que más atesoro. Las indicaciones y críticas que me hizo Raymond, su indiscutible jerarquía profesional, lo mismo que su gentileza hacia el principiante que llegaba para quitarle su valioso tiempo, me convirtieron desde entonces en su primer admirador’. John vio surgir en él tras su conversación con el ídolo de millones de jóvenes de EEUU, la fuerza y la fe que necesitaba para afrontar el reto: ‘Gracias a su apoyo y aliento, sentí que se acrecentaba mi coraje, y no demoré gran cosa en animarme a solicitar un puesto en la famosa revista Collier’s (...)’.
En cuanto a Raymond declararía sobre él en una entrevista con tono paternal: ‘Es un magnifico dibujante y un excelente muchacho…’. Poco a poco se fue abriendo camino. Se le encargó la realización de viñetas y pequeñas ilustraciones; al cabo de un tiempo renunció pues ambicionaba probar suerte en el gran campo de la ilustración publicitaria.
Extrañamente, seria la II Guerra Mundial la que relanzó el desarrollo de su carrera. Se apuntó al ejército en 1943 y le tocó estar en las célebres batallas de Okinawa e Iwo-Jima.
Durante esa época alcanzaron cierta fama la infinidad de ilustraciones de tipo bélico que realizó para el periódico ‘Chicago Tribune’ e incluso llegó a especializarse en retratos de la jerarquía militar norteamericana que dirigía la guerra del Pacifico (es famoso su retrato del General McArthur).
A principios de 1945 tuvo la fortuna de reencontrarse con Alex Raymond en el ejército, quien había alcanzado ya el grado de capitán, y éste le acogió bajo su ala y le designó como su asistente para las actividades de propaganda que le encomendaba la Marina. Ambos se trasladaron a Borneo, y allí tomaron crudos apuntes de los campos de batalla, que cuando fueron publicados en el magazín ‘Newsweek’ conmovieron notablemente al público norteamericano.
Tras el final de la guerra, Alex y John retornaron a la vida civil y reemprendieron sus carreras artísticas. John Cullen Murphy se fue a Nueva York donde, cimentado su prestigio por las ilustraciones bélicas, no tuvo dificultades en colocar su trabajo en las mejores revistas (‘Collier’s’, ‘Holliday’ o ‘Esquire’), destacando especialmente en sus ilustraciones de carácter deportivo.
Su trabajo no había pasado desapercibido para la ‘King Features Syndicate’, que le propuso un contrató muy bien pagado para que crease una historieta deportiva, habida cuenta de que era una de las pocas temáticas que tenía la empresa desguarnecida y de la amplia experiencia como ilustrador que tenía Murphy en ese género de historias.
Nuestro artista para su proyecto eligió como protagonista a un joven boxeador, Ben Bolt, un pecoso, ingenuo y simpático emigrante a EEUU de padres norteamericanos, que había escapado de un país del Este de Europa en busca de la ‘libertad’, una vez finalizada la guerra. El guión correría a cargo del hermano de Al Capp, Elliott Caplin, al que Cullen Murphy había conocido en el periodo bélico y al que no dudo en recomendar al Syndicate para hacerse cargo de la parte literaria de la historia.
‘Big Ben Bolt’ se publicó entre 1950 y 1978 (con dominical y tira diaria), aunque el trabajo de Cullen Murphy terminaría en 1970, cuando dejó la serie para convertirse en el ayudante y heredero artístico de Hal Foster. En lo económico y profesional, John alcanzaría su máximo en los años cincuenta, llegando a cobrar más de 100.000 dólares al año por su trabajo (notable cantidad para la época).
Murphy se apercibió muy inteligentemente que la vida de un boxeador tiene un comienzo y un final y después de 13 años de serie, retiro a su admirable campeón de los espacios deportivos y le fue introduciendo en una interesante representación de temas y personajes humanos, más cerca del ‘story telling’ que de cualquier tipo de hazaña deportiva.
Cuando John Cullen Murphy deja la serie, había llegado con cincuenta años a lo más alto de su carrera. Después vendría su relación con Hal Foster y su trabajo en el ‘Príncipe Valiente’, pero de eso ya hablaremos más adelante. En cuanto al bueno de Ben Bolt, después de que su creador le abandonara ‘al pairo’, pasaría de mano en mano hasta ser finalmente enterrado por Neal Addans, de una forma absolutamente estrambótica, indigna del personaje. John Cullen Murphy fue respetado en la profesión hasta su muerte en el 2004, llegando a presidir durante bastante tiempo la ‘Asociación Norteamericana de Dibujantes y Caricaturistas’. En lo personal tuvo un matrimonio feliz y ocho hijos, ninguno de los cuales heredó sus aficiones artísticas.
Vamos a intentar completar la idea que dimos en la anterior entrega sobre ‘Big Ben Bolt’, con una pequeña muestra de la tira diaria en blanco y negro. Para empezar hemos escogido una historia que muestra el giro de la serie de lo deportivo a lo psicológico entre 1962 y 1963.
































19 comentarios:

David dijo...

Me gusta muchísimo más aquí que cuando se va a hacer Princípe Valiente. Y eso que no la he leído. Pero visualmente me funciona. En cambio, en la otra... no sé... las comparaciones son odiosas.
Un saludo.

CHT-CÓMIC-HISTORIETAS-TEBEOS dijo...

David:
Las causas del deficiente trabajo de Murphy en 'El Príncipe Valiente' son complejas. Desde luego no se puede achacar a la edad, pues estaba en los 50 y eso para los dibujantes suele ser su mejor época. Tampoco a que no supiera dibujar, porque lo habia ya desmostrado por activa y por pasiva, tanto en el comic como en la ilustración. Parece más bien un producto de que su forma de ver la vida y su forma de dibujar y trabajar no encajaban con el inmortal guerrero.
Es curioso además ver como los bocetos que le daba Foster, que estaban para 'rematar', él los retorcia y los afeaba en su arte final. Realmente incomprensible...
En 'Ben Bolt' como podeis ver es otra cosa y aquí si que se puede ver el excelente autor que fue.
Felicidades por la rapidez (no habiamos subido todavia los textos) y recibe un cordial saludo.

Nemo Nadir dijo...

Y sin embargo fue el propio Foster el que lo escogió como su continuador después de haber probado a varios dibujantes, entre ellos el mucho más apto para el puesto (pero sí, también con más problemas personales) Wally Wood. Siempre me he preguntado, y seguro que conmigo miles de aficionados, porqué sería Cullen Murphy el escogido.

CHT-CÓMIC-HISTORIETAS-TEBEOS dijo...

Nemo Nadir:
¡Tema interesante este!
En los años 50 ya Foster habia dicho que el único que veia en condiciones de sucederle era Salinas. Coincidimos con esa opinión. Pero de entonces al año 71habian pasado muchas cosas. Salinas se habia ido a la Argentina para que no le reclutaran al hijo en la guerra de Korea, lo que le eliminaba de la suceción. En cuanto a los posibles sucesores, ni Morrow, ni Wood, ni Murphy se correspondian con el imaginario del P.V.
Bien es verdad que a priori Murphy parecía el más indicado, pero, cuando le quitaron los modelos y la cámara fotográfica quedó desnudo.
En cualquier caso heredar a Foster era practicamente imposible, aunque autores como Blasco, Victor de la Fuente o el propio Salinas hubieran hecho un papel mucho más digno que Murphy.
Estamos preparando el EXTRA de el P.V. y nos hemos documentado un poco...
Amigo Nemo, recibe un cordial saludo.

Nemo Nadir dijo...

Tanto en el libro de Brian M. Kane como en el de Manuel Caldas se ofrecen teorías al respecto, pero me parecen tan poco convincentes... ¿Porque a Foster le gustaba la manera en que Cullen Murphy expresaba emociones con las manos de sus personajes? ¿Porque Foster sabía que Cullen Murphy era peor dibujante que él y al verse obligado por su enfermedad a vender los derechos del personaje se aseguraba así una forma de que Prince Valiant se asociase para siempre a él y no a ningún otro sucesor? ¡Puf!

CHT-CÓMIC-HISTORIETAS-TEBEOS dijo...

Nemo Nadir:
Nos parece que la verdad verdadera se la ha llevado Foster a la tumba, pero nosotros tenemos nuestra opinión al respecto.
Lo de las manos es una autentica gilipollez, es decir, cuando Foster lo dijo, equivalia a cuando en España se dice de alguien que es una 'buena persona', o sea que no se tiene nada mejor que decir.
Foster era plenamente consciente que el trabajo de Murphy era una ..., pero, y ahí está la cuestión, la distribución de la dominical no disminuyó con él, así que desde el punto de vista económico no podia tener mucha queja.
Foster temía que el personaje se viniera abajo despues de él, y eso no pasó, no gracias al trabajo que hacia Murphy, sino al que había hecho Foster durante 34 años.
En cuanto al dinero, la King le ofreció 100.000 $ y Foster buscó un abogado en transmisión de derechos (lo que produjo las iras de la empresa), que despues de duras negociaciones obtuvo 350.000 $, que imaginamos garantizaban bastante bien los 3 años que le quedaban de vida.
Sinceramente no creemos que el dinero fuera el tema principal, sino que Foster no encontró a nadie a quien dejarle el personaje con garantias. Cuando se dió cuenta del error Murphy no tenia las fuerzas suficientes para solucionarlo.
Todos salimos perdiendo, pues son preferible los bocetos que hizo Foster durante 9 años, al arte final coloreado, de Murphy.
En todo caso, las opiniones son libre, pero los hechos sagrados.
Saludos

Nemo Nadir dijo...

Sí, desde luego, he tenido la ocasión de ver algunas de esas páginas abocetadas por Foster en los libros mencionados. Ojalá algún día tengamos la ocasión de verlas todas recopiladas y editadas juntas. Os parece factible?

CHT-CÓMIC-HISTORIETAS-TEBEOS dijo...

Nemo Nadir:
Mucho nos tememos que no. Ya puestos a pedir, lo mejor seria una edición de los originales que se pudieran haber recuperado de Foster. Soñar es gratis.
Au revoire.

David dijo...

A ver... voy a tocar de oídas (o leídas) porque no tengo ganas de ponerme a buscar en qué libro, revista o lo que sea lo encontré... pero... Si no recuerdo mal, uno de los motivos era la enorme prole que tenía Murphy y no sé si estaba "emparentado" de alguna manera con Foster (igual me equivoco, pero me suena de haber leído algo de eso, un comentario de Wood o algo parecido). Un saludo.

Jesús Duce dijo...

Entrada preciosa, atractiva y muy interesante, marca de la casa. Aplausos y felicitaciones por ello.

La verdad es que John realiza un magnífico trabajo en Ben Bolt, digno de ser uno de los mejores clásicos. Personalmente me encanta su forma dibujar y la gran variedad de poses que logra con sus personajes.


La historia de sucesión de Foster es realmente apasionante. La ficción y la realidad parecen mezclarse, como no podía ser menos con el cómic más increíble jamás realizado.
Si Salinas hubiera cogido el relevo, Valiente habría salido ganando, no cabe duda, pero si el elegido hubiera sido Víctor de la Fuente (y parece ser que hubo conversaciones al respecto), no sé a qué altura gráfica se hubiera llegado. Con tiempo, disposición, un contrato serio y buenos materiales, ¡qué grandeza habría conseguido Víctor!

Abrazos

CHT-CÓMIC-HISTORIETAS-TEBEOS dijo...

David:
La verdad es que llevamos investigando el tema tiempo y no hemos leido nada al respecto. Lo que evidentemente no quiere decir que Wood no tuviera razón.
Foster cuando llegó a Chicago ya tenia sus dos hijos, con lo que de habe emparentado con Murphy debui de ser a traves de sus nietos. Pero como te comentamos es pura especulación. De todas formas Foster despues del culebron que tuvo con su hijo que queria heredar su P.V. no crreemos que le quedaran muchas ganas de más madera en este sentido.
Recibe un cordial saludo.

CHT-CÓMIC-HISTORIETAS-TEBEOS dijo...

Jesus Duce:
Siempre nos ha parecido que Victor de la Fuente era un personaje en busca de autor, es decir, que con un buen personaje y un buen guion hubiera alcanzado fama mundial. Lamentablemente despues de Haxtur, las posibilidades que se le presentaron en Francia no estaban a la altura de su talento, lo que unido a su fuerte caracter le impidieron prosperar en el medio.
¡Una lastima!
En cuanto a Murphy en Ben Bolt, su excelente trabajo iba unido a la foto y a los modelos, cosa que en el P.V. no pudo utilizar y se nota.
Muchas gracias Jesus por tu favorable opinión hacia nuestras entradas, pero que conste que nos estas acostumbrando mal.
Un cordial saludo.

Emilio Aurelio dijo...

Sobre el asunto del heredero artístico de Foster, os recomiendo encarecidamente el siguiente enlace:

http://comicsenextincion.blogspot.com/2008/03/el-ltimo-de-los-mohicanos-por-salinas.html

Laentrada esde JLSalinas, pero hay unos comenatarios muy jugosos de Rafa Marín.

CHT-CÓMIC-HISTORIETAS-TEBEOS dijo...

Emilio Aurelio:
Interesante y jugoso comentario de RM. En cuanto al trasfondo de la cuestión, sinceramente, creo que los misterios de la herencia de P.V., Foster se los llevó más allá del umbral.
Sobre si Foster hubiera hecho dado el personaje a un dibujante malo para que se notase la diferencia, creo que es altamente improbable por dos motivos.
El primero que sólo encontrar uno que estuviera a su nivel, ya era complicado y el que escogió aparentemente no era malo (como demostramos en esta entrada).
El segundo motivo, es que cuando lo hizo, estaba en posesión de todos los derechos legales, y si así lo hubiera querido (como Hergé), hubiera cerrado el ciclo.
En cuanto al dinero, no parece que fuera el 'leiv motif' en la vida de Foster y más bien parecia opinar como Pratt, 'que cuanto más lo desprecias, más te viene a la mano'.
Un saludo Emilio.

Emilio Aurelio dijo...

Yo no soy tan optimista respecto de las motivaciones humanas como vosotros, y creo muy humano haber optado por alguien que no te supere en el trabajo de tu vida, no lo comparto, pero si lo veo posible.

Valentin Emeterio dijo...

Gran trabajo sobre este maestro.
Hoy justamente me ha llegado un original suyo y lo he puesto en mi galeria de CAF, os pongo un enlace.
Saludos.
http://www.comicartfans.com/GalleryPiece.asp?Piece=614336&GSub=92742

CHT-CÓMIC-HISTORIETAS-TEBEOS dijo...

Valentin Emeterio:
Francamente bueno el original que tienes en la galeria CAF, y a ella remitimos a todos aquellos que les guste ver originales de los grandes autores.
Un cordial saludo Valentin.

Pepe dijo...

Siempre desde niño me gusto big ben bolt, y lo llevo tan adentro, que siempre tube mi correo con ese nombre, como hecho de menos esos comic, yo tenia toda la coleccion de ben bolt, de editorial rollan pero despues de venir de la mili mi madre me los tiro todos, te felicito por este blog tuyo, me has hecho recordar mis viejos tiempos

CHT-CÓMIC-HISTORIETAS-TEBEOS dijo...

PEPE:
Las madres en aquella época les daba por tirarnos las colecciones de tebeos. Se podría llenar un camión con la cantidad que les tiraron a mis amigos de entonces a la basura. ¡Cosas de la época!
Gracias por pasarte por aquí y recibe un cordial saludo con un poco de retraso...