6/3/09

LOS TOROS EN EL CÓMIC.


Cualquier tema puede ser tratado de un millón de maneras distintas. La temática en si misma no es más que el carril por donde se mueve el talento de los autores a la búsqueda de la excelencia en su obra.

Superman's Girlfriend Lois Lane. nº 75 - D.C. Comics, julio de 1967.
Guión de Leo Dorfman y dibujo, portada e interior, de Kurt Schaffenberger.

Presentamos un grupo de trabajos que solo tienen en común lo heterogéneo de sus enfoques y una temática común: los toros. Por supuesto que aquí no entramos en polémicas de ningún tipo, sobre las que cada uno tendrá su opinión. Nuestra mirada va más bien dirigida a que la consecución de un buen trabajo en el cómic no va unida a la estandarización sino a la calidad de obra. Todos los ejemplos que presentamos tratan de forma muy diferente la ‘fiesta nacional’, todos lo hacen bien y todos han conseguido crear páginas excelentes que merece la pena revisar.

FRANK ROBBINS
El estilo inventado por Milton Caniff fue continuado por una amplia estela de dibujantes. Dentro de ella, Frank Robbins destaca con luz propia. Robbins desarrolló una incansable labor a lo largo de más de treinta años con su principal personaje, Jhonny Hazard. En su tira diaria y en su esplendida página dominical dejo amplia muestra de su buen hacer profesional. Su trabajo tiene una mayor amabilidad hacia sus personajes y una menor densidad dramática, pero resulta equiparable al de Caniff.

También vivaqueó entre distintos trabajos mercenarios (La Sombra, Marvel, etc...), de los que algún día hablaremos. A finales de los setenta canceló la serie y se fue a vivir con su mujer al soleado Mexico. Se dedicó entonces a lo que era una de sus principales aficiones: la pintura al óleo. Y allí creemos que continua en la actualidad o por lo menos así nos gusta imaginarlo.

Lo que presentamos de él es realmente curioso. Para empezar es la reproducción del una página original dominical en blanco y negro; para seguir, refleja el folklorismo y los más acendrados tópicos al uso y para terminar viene a demostrar lo que decía Carlos Giménez (nuestro siguiente invitado en el planeta taurino): ‘Si hay algo realmente difícil de dibujar, es el gorro de un guardia civil, si lo dibujas bien, ya puedes dibujar casi cualquier cosa...’
CARLOS GIMENEZ
Cuando Greg asumió la dirección de ‘Tintin’, hizo limpieza de fondos de la antigua guardia e introdujo nuevos dibujantes afines a su proyecto, la mayor parte de los cuales procedían de su estudio en Bruselas (Dany, Hermann, Dupa...). Con su férrea dirección y sus brillantes guiones, convirtió el semanario franco-belga en la única competencia creíble a ‘Pilote’ (revista en la que por cierto Goscinny le dejaba participar con su Aquiles Talón).
Greg también husmeó fuera de las fronteras del universo franco-belga y echó el lazo en España y en Italia a los autores que él consideraba próximos a la impronta que quería dar a su publicación (Pratt y Giménez).

Carlos Gimenez y Victor Mora iniciaron a principios de los setenta en Tintin una nueva serie que se llamaba ‘RAY 25’. Era una bonita historia de viaje al futuro. Sus dos protagonistas quedan en animación suspendida en una cueva subterránea cuando practican el submarinismo. Al despertar, el mundo ha cambiado notablemente. La temática y el tratamiento eran cuando menos interesantes, pero al final la serie fue sustituida en la revista por ‘Dany Futuro’ (que por cierto tenia un argumento similar) y quedaría anclada en su primer episodio.

Sobre el papel desempeñado por Carlos Giménez en el cómic español habría mucho que hablar, pero este no es el momento ni la ocasión. Lo que si que demuestran estas páginas, es lo bien que se le ha dado siempre al autor de ‘Paracuellos’ los relatos fantásticos dirigidos a un público juvenil, aunque en los últimos años no se haya prodigado mucho al respecto.
IBAÑEZ
Sobre Ibáñez poco se puede decir. El volumen torrencial de su obra, la hilaridad de sus personajes, su aceptación en el mercado internacional (especialmente Alemania) y la popularidad de Mortadelo y Filemón durante cincuenta años en España, lo dicen todo.

Hay pocos autores de humor que me hayan hecho esbozar algo más que una sonrisa. En ocasiones Ibáñez me ha hecho llorar de risa. Estas páginas en concreto me han hecho reír cuando las he vuelto a revisar.


Añadir solo que en la Feria del Libro de Madrid hay dos colas de gente que siempre están garantizadas y son previamente organizadas con vallas metálicas, la suya (cuando firma) y la de Antonio Gala (que firma siempre).
FERNANDO FERNANDEZ
Este autor, especialmente dotado para el color, inicialmente compartió cómic, ilustración y portadismo para el mercado internacional (especialmente el ingles) a través de Selecciones Ilustradas.
En los 70’s realizó trabajos para USA, Italia y España. Es de recordar un notable trabajo para AFHA a medio camino entre el cómic y la ilustración sobre el cuerpo humano. Después, y ya a todo color realizaría lo que son sus tres obras claves: ‘Zora y los hibernautas’ con guión propio, ‘Drácula’ sobre la novela homónima de Stoker y ‘La Leyenda de las Tres Sombras’ con guión de Carlos Trillo, que lamentablemente no ha sido editada como obra completa.

Hemos escogido esta obra porque resume perfectamente una de las vertientes que se le ha dado a la fiesta taurina: la equiparación del acto sexual con una corrida de toros. En el cine japones ya se planteó con ‘La corrida del amor’ e incluso en el cómic, Erikberto tiene otra historia que es prácticamente concomitante en la idea subyacente, aunque desde luego no tiene nada que ver en su tratamiento gráfico.

Este trabajo se publicó en un especial sobre su obra editado por Toutain. Los que quieran ampliar información sobre su vida y su obra, no tienen más que adquirir el libro escrito por él mismo titulado “MEMORIAS ILUSTRADAS”.
ENRIC SIÓ
Enric Sió esta unido a toda una generación de brillantes dibujantes que intentaron cambiar las reglas del juego del cómic en España. Dado lo difícil de la tarea, opto por la emigración (Francia e Italia).
Allí perdió buena parte de su efervescencia gráfica pero se ganó un buen dinero. De regreso a Cataluña, entremezcló los encargos con sus labores editoras. Desilusionado del cómic, lo abandonó y se paso a la publicidad, en donde permaneció hasta su muerte, relativamente joven.

Muy amigo de Crepax, jugaba a las batallas de soldaditos con él. Buen escritor y polemista es quizás uno de los dibujantes con más poso cultural que ha habido en España. Lamentablemente, ese tipo de perfiles no son muy apreciados en este país. A pesar de todo ello o tal ver por eso mismo, su trabajo es muy interesante.

Entre los apolíneo y lo dionisiaco, Sió optaba siempre por lo último, mezclándolo con una destilación muy intelectualizada que se dirigía a lectores que posiblemente no existieran en cantidad suficiente. Las páginas que presentamos fueron publicadas en Rambla y representan perfectamente lo dicho. No son toros en sentido estricto, pero se parecen.
ALEX TOTH
Hay autores que sufren una maldición: son admirados por sus colegas e incluso por los editores y dejan indiferente al público. También existe el caso contrario, pero de ellos no merece la pena hablar. Alex Thot entraría en el primer caso.

Dibujante excelente, su valía profesional fue puesta a prueba en una infinidad de ocasiones con todo tipo de trabajos al principio de su carrera. El mundo profesional comprendió que era un autor especial, pero al lector medio le siguió dejando indiferente.

A lo largo del tiempo fue simplificando su línea y llegó a dar lo máximo con el mínimo. Intentó hacer series populares como ‘El Zorro’ y ‘Bravo por la aventura’ (esta con guión propio), pero no llegaron a tener gran calado: Trabajaría para la animación una buena temporada (D.C. y Marvel), hizo algunas historias para la Warren e incluso realizaría los dos primeros episodios de ‘Torpedo’ (serie a la que renunció por encontrarse en profunda contradicción ética con lo guiones de Abuli). Lo mismo. Todo lo hizo bien, pero al gran público le seguía dejando indiferente. En los últimos años, después de la muerte de su esposa, se separo de casi todo el mundo y se volvió huraño y amargado. Su última entrevista termina cuando corta la comunicación telefónica con su interlocutor. Lo dicho... hay autores que sufren una maldición.
JOSÉ BIELSA
Bielsa ha sido siempre lo que podríamos llamar un ‘todo terreno’ de la historieta. Queremos con ello decir que era capaz de afrontar de manera rápida, solvente y eficaz cualquier tipo de trabajo que se le encargase.

Magnífico dibujante, desarrollo buena parte de su carrera en Francia. Se encargó durante una buena temporada de las páginas temáticas de ‘Pilote’ (que por cierto, no se las daban a cualquiera) y luego crearía al detective ‘Joe Fast’ para ‘Lucky Luke’. Su valía era tan reconocida, que intervendría en todos los grandes proyectos sobre temas históricos de Larousse.

En estas seis páginas (de las que solo ponemos dos), Bielsa analizaba el pasado, el presente y el futuro de la fiesta taurina. Fueron publicadas originalmente en ‘Pilote’ y más tarde republicadas en ‘Trinca’. Es precisamente en esa revista donde el lector español de cierta edad (o coleccionista de lo antiguo) lo pueda recordar por ‘El rally de los cinco continentes’ , ‘Ana’ y ‘Bill Norton’.